Para estudiosos del comportamiento sexual humano

Las clases del Prof. Sapolsky, de la Universidad de Stanford, sobre la biología del comportamiento humano, no tienen desperdicio. Yo recomiendo fumarse las 25 clases de casi 2 horas, o sea, hacerse todo el curso. En particular, las clases 15, 16 y 17 son sobre comportamiento sexual humano. El estado del arte sobre el asunto. (En inglés)

Sobre mi charla “La ciencia del levante” en TEDx

Este es el enlace a la charla:

Y aquí mis comentarios.

¡Gracias por leer!

1) Vale la pena explicar el título de la charla. ¿Por qué ciencia del “levante”? ¿Por qué “levante”?
Creo que existen tres sistemas cerebrales que evolucionaron para el apareamiento y la reproducción: el impulso sexual, el amor romántico y el apego. Cada uno de estos sistemas evolucionó por razones diferentes y están asociados a características psicológicas, fisiológicas, bioquímicas y neuronales diferentes. Aunque interactúan de forma compleja, los factores que disparan cada uno de ellos son, también, diferentes. Esto está muy bien explicado en los dos videos de Helen Fisher en TED:

www.ted.com/talks/lang/es/helen_fisher_tells_us_why_we_love_cheat.html

www.ted.com/talks/lang/es/helen_fisher_studies_the_brain_in_love.html

También cuento un poco sobre esto en esta entrevista que me hicieron para el suplemento EntreMujeres:

http://www.entremujeres.com/pareja-y-sexo/estrategias-seduccion_0_675532556.html

Yo hablé de ciencia del “levante” y no, por ejemplo, de la “seducción”, porque lo que cuento en la charla es el ABC de lo que conocemos sobre qué es lo que hace que una chica y un chico coincidan en tener sexo, es decir, cuáles son los disparadores del primero de los sistemas, el que nos lleva a querer acostarnos con alguien. Es muy diferente a entender qué es lo que hace que dos personas se enamoren o qué es lo que hace que sientan un apego muy grande hacia el otro (entendiendo por apego esa sensación de paz y tranquilidad que podés encontrar abrazado a una persona: cuando sentís eso las substancias que corren por tu cuerpo son más parecidas a la morfina, que calma el dolor, mientras que el amor romántico está más asociado a sustancias químicas con efectos similares a los de las anfetaminas porque te mantenés despierto y activo. De hecho, son esas substancias “anfetamínicas” las que te permiten estar lúcido y activo al día siguiente de haber dormido poco por haber hecho el amor toda la noche con la persona a la que amás).

2) Sobre la charla en sí: el audio no captó el sonido del público y eso hizo que pareciera que me rio solo en muchos momentos y le quita dinamismo. En realidad, cada vez que yo me reía lo hacía tentado por las risas del público, sobre todo las personas que estaban en la filas de adelante, a quienes podía escuchar. Como el audio no capta esas risas, queda raro. Algunos amigos me comentaron que me notaron nervioso. Y en realidad es todo lo contrario. Nunca estuve tan tranquilo al hablar para tanta gente. Realmente estaba relajado y disfrutando del momento. Pero como el reírse solo es señal de nerviosismo, esa es la impresión que da.

3) A muchos les parecerá que la mayoría de lo que digo, sino todo, es obvio. Puede ser. Pero es increíble ir a los boliches de Buenos Aires y ver que tantos y tantos hombres desconocen hasta lo obvio de lo que no hay que hacer. Y es increíble ver como muchos chicos después de haber entendido mejor, por ejemplo, las reglas básicas del lenguaje corporal, empiezan a tener mucho más éxito en sus aproximaciones y, porque no decirlo, a tener una vida sexual más activa. Eso es un hecho, lo vi cuando fundé Levantart con mi hermano. ¡Cuántos chicos nos agradecían emocionados por haberles dado, entre muchos otros, estos simples consejos! A mí mismo me pasó: durante la secundaria lo que a todos les parecía obvio yo no lo notaba. Me decían, por ejemplo, “esa chica te tira onda, es evidente”, y yo no lo había registrado en lo más mínimo. Terminé virgen el secundario. Y la verdad que lo sufrí. Haber encontrado una literatura que expresara claramente y por escrito lo que a otros les parecía obvio a mí me ayudó mucho y sé que ayudó a miles o millones de otros hombres también.

La elección de hablar de forma muy general sobre la estructura del cortejo, arriesgando parecer obvio, fue también una elección estilística tomada a conciencia. Dado que solo contaba con 15 minutos, preferí tirar pocos conceptos y que queden claros. Tal vez fue un error, no sé. Acá les dejo, por ejemplo, un enlace a la primera versión de la charla, que preparé en mi casa. En ella profundizo un poco más, pero, de todas formas, se me hace difícil hasta ahora entender qué puede ser interesante, de todo lo que sabemos sobre la seducción entre seres humanos, meter en un resumen de 15 minutos. Acá está el enlace a la primera de más de 10 versiones que preparé en casa hasta llegar a la que di y se publicó:

http://www.youtube.com/watch?v=cReVHGtFBOY

Gracias de nuevo por ver la charla, comentar y compartir.

Saludos!